lunes, junio 27, 2011

Dime como te castigaron y te dire quien eres

Ayer termine de leer, Dime como te castigaron y te dire quien eres de Martha Ordoñez, me pareció un muy buen libro para divulgar los problemas del castigo físico, humillante o denigrante que sufren niños y adolescentes. 

Apenas termine de leerlo se lo regale a mi mama, la cual me golpeo durante mi infancia/adolescencia y ahora esta criando a mi hermana de 12 años, ademas le pedí que por favor me lo devolviera cuando me convierta en padre.

A continuación algunos apartes del libro:

Los derechos de la niñez se inscriben en los derechos universales y se basan en los principios de dignidad, de igualdad y de libertad. Los seres humanos nacen libres e iguales, no se hacen libres e iguales cuando cumplen 18 años ni cuando nos pasan de estatura.

El hogar es el lugar mas peligroso para los niños y adolescentes. Los domingos, las tardes, las noches y las vacaciones son los momentos durante los cuales los niños sufren maltrato con mayor frecuencia. Se trata, tristemente, de los momentos que por lo general comparten con sus padres.
  • Los niños no son miniseres humanos con miniderechos humanos
  • Pegar a los adultos se considera una agresión, pegar a los animales se considera una crueldad, pegar a los niños es “por su bien”
  • Pegar a tus hijos es darles mas ejemplo
  • Los derechos de los niños ayudan al mundo a crecer
  • Los niños necesitan mas protección, no menos
  • Los niños no son propiedad de los padres
  • Abolir el castigo físico significa promover la parentalidad positiva
  • Los derechos de los niños nos conciernen a todos.

En Colombia el castigo reprochable a niños o adolescentes se puede reportar a través de la linea 106 que es exclusiva para este tema o la linea de emergencias 123

Los castigos físicos no tienen justificación, pero si ademas son injustos, despierta “el mal”: niños que guardan resentimientos y rabia en un cofre oscuro que se abrirá mas tarde, con la fuerza de una autentico tsunami de odio. Niños de la ira.
Castigo fisico, humillante y denigrante:
Todo castigo en el que se utilice la fuerza fisica y que tenga por objetivo causar cierto grado de dolor o malestar, aunque sea leve. En la mayoria de los casos se trata de pegar a los niños (“manotazos”, “bofetadas”, “palizas”), con la mano o con algun objeto – azote, vara, cinturon, zapato, cuchara de madera, etc. Pero tambien puede consistir en, por ejemplo, dar puntapies, zarandear o empujar a los niños, arañarlos, pellizcarlos, morderlos, tirarles del pelo o de las orejas, obligarlos a ponerse en posturas incomodas, producirles quemaduras, obligarlos a ingerir alimentos hirviendo u otro productos (por ejemplo, lavarles la boca con jabon u obligarlos a tragar alimentos picantes). El castigo corporal es siempre denigrante. Ademas hay otras formas de castigo que no son fisicas, pero que son igualmente crueles y denigrantes, y por lo tanto incombatibles con  la convención. Estre estas se cuentan, por ejemplo, los castigos en que se menosprecia, se humilla, se denigra, se convierte en chivo expiatorio, se amenaza, se asusta o se ridiculiza al niño. (Comite de los Derechos del Niño de la ONU – opinion Consultativa No. 8 de 2006)

Finalmente creo que es difícil pensar en un mundo mas  pacifico y con igualdad de oportunidades para todos, cuando la bienvenida al mundo que recibe un niño, es vivir con un cruel dictador(a) de quien debe obedecer todo cuanto dice por miedo a ser golpeado, humillado y en los casos mas aberrantes torturado. Tratar a los niños con amor y respeto es una excelente acción para cambiar este mundo.

4 comentarios:

Monyu dijo...

Excelente reflexión. simplemente Excelente. Buena idea de entregar el libro a tu madre y mejor aun que te lo devuelva cuando seas padre. Leer un libro es genial, pero al leerlo en diferentes etapas de tu vida te enriquece de forma diferente y le encuentras un sentido diferente.

Kmilo dijo...

Gracias, la idea es recordar que tipo de padre quiero ser e intentar no dejarlo solo en ideas sino llevarlo a la realidad

Vicky dijo...

Profundo y doloroso, más cuando se contextualiza en una sociedad que prefiere el camino de las armas, los castigos y la guerra. Una sociedad profundamente enferma, dedicada a venganzas generacionales, a escribir sobre la piel un legado ajeno, una tortura sin sentido.

Anónimo dijo...

El comportamiento del ser humano adulto es la consecuencia de lo que fue su niñez. El trato que se le dé lo marca para siempre. Algunas consecuencias del maltrato son: timidez, represión, odio, venganza, depresión, resentido, inconsciente, irresponsable, y muchos más. La mejor forma de enseñarle a un niño a ser un hombre de calidad es enseñarle que todo acto tiene una consecuencia, pero nunca se le debe hacer sentir dolor ni humillación, solamente enseñarle a meditar cada que se equivoque, en los pro y los contras. proyectar lo que hace para que mire lo que puede estar sembrando. Así aprende con sabiduría y es un hombre realmente productivo.